Diario de Emancipación | English

Vacaciones precarizadas

31 de julio, 2019 · Actualidad> Europa> España

El capital español tuvo sus peores datos en 5 años. El PIB solo creció un 0,5% en el segundo trimestre del año. La balanza comercial hace aguas por donde más duele: servicios de valor añadido y productos industriales. Desde el punto de vista de los trabajadores el resultado es inmediato: el empleo empieza a resentirse y los anuncios de despidos se suceden. Pero eso no es lo peor. Si acaso un grado más en una olla que ha llegado casi a ebullición. Diez años de crisis ya han cambiado, para mal, la forma de vida de la gran mayoría de las familias trabajadoras. No, no eras solo tú y tus amigos. La máquina no funciona.

Evolución de los salarios en España en 2018. Hundimiento de los salarios medios reduce la masa salarial total mejorando las remuneraciones de la pequeña burguesía corporativa.

Los datos del resultado social de 10 años de crisis del capital en España hablan por sí mismos:

Tras 10 años de crisis

  • Los trabajadores consumen un 2% menos
  • Los parados consumen un 13% menos. En 2018, el riesgo de pobreza entre los desempleados era del 58,9%, esto es, más de la mitad de los parados están pasándolo realmente mal.
  • Los hogares de salarios medios «han quedado en nada». Las familias que ingresaban entre todos sus miembros entre 2.500 y 2.999 euros, redujeron el consumo en un 11,8% entre 2008 y 2018.
  • Los jubilados consumen un 20% más.

Participación de los salarios en la renta española desde 1978 (incluyendo participaciones de beneficios disfrazadas de salarios). La participación del trabajo solo crece cuando el capital sufre un crack y aun no han tenido tiempo de atacar aun más a los salarios.

La bajada de los ingresos de los trabajadores se percibe en la comparación con los jubilados, cuyas pensiones se han mantenido prácticamente estables. Según los datos de la «Encuesta de condiciones de vida», la renta media de los jubilados en 2018 es un 8,8% superior a la de los ciudadanos en edad de trabajar (entre 18 y 65 años). ¿Resultado? La pensión de los abuelos se ha convertido en el complemento de los salarios familiares que no llegan, por eso los jubilados consumen un 20% más… consumen por hijos y nietos.

Financiar «hasta el sacapuntas» se ha convertido en realidad obligada para muchas familias.

Y lo que no llega… a crédito. En España no era habitual «financiar hasta el sacapuntas». Una cultura trabajadora forjada en los duros años de la posguerra, hacía preferible reducir los gastos antes que enmerdarse en créditos al consumo… mientras se pudo. Hoy, los grandes almacenes centran su publicidad de «la vuelta al cole» en los sistemas de financiación porque las familias ya se comieron los ahorros hace tiempo.

No, no eres solo tú, y ni siquiera es algo que pase solo en España. Si algo queda claro es que después de diez años de crisis, ni siquiera el capital espera que la vuelta al cole venga con una recuperación. Ni siquiera en Alemania, todo lo contrario.

Tuits

El capital español tuvo sus peores datos en 5 años. El PIB solo creció un 0,5% en el segundo trimestre y la balanza comercial hace aguas por donde más duele: servicios de valor añadido y productos industriales
Diez años de crisis ya han cambiado, para mal, la forma de vida de la gran mayoría de las familias trabajadoras. No, no eras solo tú y tus amigos. La máquina no funciona
Los trabajadores consumen un 2% menos, los parados un 13% menos y los hogares de salarios medios bajaron su consumo en un 11,8%
El 58,9% de los parados está en riesgo de pobreza, pasándolo realmente mal.
Si los jubilados aumentaron su consumo en un 20% es porque convirtieron su pensión en el recurso para paliar las carencias y necesidades más perentorias de hijos y nietos
Hoy, los grandes almacenes centran su publicidad de «la vuelta al cole» en los sistemas de financiación porque las familias ya se comieron los ahorros hace tiempo.
Si algo queda claro es que después de diez años de crisis, ni siquiera el capital espera que la vuelta al cole venga con una recuperación. Ni siquiera en Alemania, todo lo contrario.