Categoría: Clase trabajadora

«Si los autores socialistas atribuyen al proletariado ese papel mundial, no es debido, como la crítica afecta creerlo, porque consideren a los proletarios como a dioses. Es más bien lo contrario». Carlos Marx

Qué es la proletarización

Desde ambos lados del espectro politico se nos dice que la sociedad capitalista ha cambiado completamente desde la era de los grandes movimientos obreros y que el antaño sujeto revolucionario, la clase trabajadora, ya no existe o se ha vuelto irrelevante. Es cierto que el obrero industrial se ha vuelto cada vez mas escaso en los países centrales, al trasladarse gran parte de la capacidad industrial a los países emergentes. Pero eso no significa que la clase trabajadora no siga siendo la más numerosa de la sociedad.

Sigue leyendo
 

Lumpenización, saqueos y lucha de clases

La degradación de las protestas en asaltos y saqueos es la consecuencia directa de la ideología del «fin de clase obrera», la «muerte del comunismo» en acción sobre una base de desesperación producida por la crisis. La independencia de clase se afirma contra la burguesía, la pequeña burguesía y sus métodos, pero también ante el reflejo miserable de estas clases: el lumpen y sus saqueos.

Sigue leyendo
 

Qué significa hoy ser estudiante

Todas las movilizaciones estudiantiles del pasado fueron supuestamente «importantísimas», las de hoy apenas ganan hueco en los telediarios entre un oso moribundo y la final asiática de badminton por parejas. ¿Por qué tanto amor a los estudiantes del pasado y tan poco a los del presente? El estudiante universitario de hoy es objeto de un sádico experimento masivo. Formado para ser «inculto» en términos de la vieja universidad, más «preparado» para las necesidades inmediatas de las empresas que nunca y sujeto a un bombardeo ideológico como no han sufrido las generaciones anteriores.

Sigue leyendo
 

Qué es la precarización

Lo que se está conformando es una capa del proletariado a partir en su mayoría de elementos jóvenes, que puede llegar a suponer en poco tiempo un 20% de los trabajadores europeos. No tienen «puesto de trabajo» ni «lugar de trabajo» definido, sino uno o varios empleadores que les contratan para tareas concretas, periodos cortos o en cualquier caso de duración impredecible, por horas o a destajo. Desaparece en su experiencia la relación con un grupo de compañeros estable y con un espacio (la fábrica, el taller, la oficina) siempre el mismo. Aparecen sin embargo redes de solidaridad, independientes del taller, la fábrica o la oficina, en las que se resiste, se comparte y se piensa al margen de la vigilancia sindical y del estado.

Sigue leyendo
 
Sígueme en Feedly