Etiqueta: proteccionismo

Guerra comercial: prólogo de una guerra generalizada

La nueva andanada de aranceles sobre el acero y el aluminio ataca al nervio mismo del capitalismo industrial de gran escala. Europa, Canadá, China, India… reciben un impacto directo. Otros imperialismos regionales como Brasil se ven abocados a una competencia aun mayor con Rusia y China. Otros, como el capitalismo de estado mexicano, redefinido como una economía auxiliar durante treinta años, se ven contra las cuerdas. Para todos los capitales nacionales, las guerras comerciales hasta ahora han sido solo el prólogo de una guerra imperialista generalizada.

Sigue leyendo
 

Caída de las Bolsas: otro capitalismo no es posible

La caída de las bolsas demuestra que otro capitalismo no es posible. Los problemas del capitalismo no se arreglan con cambios en las políticas. Tanto el proteccionismo de Trump como los economistas «progresistas» que nos prometen una vuelta a «los gloriosos treinta» años de posguerra quedan al descubierto en cuanto analizamos los mecanismos y problemas que han llevado a los capitales a la situación actual.

Sigue leyendo
 

¿Qué se coció en Davos?

No es la diferencia de discursos la que genera conflictos entre potencias, sino el agravamiento del conflicto por la imposibilidad de un crecimiento económico «sano», el que les lleva a buscar cómo diferenciarse en el discurso. Su esperanza y su objetivo es que les sigamos bajo sus banderas -nacionales, feministas, globalistas, nacionalistas, proteccionistas… ¿qué importa?- y que desconfiemos de nuestros compañeros de clase. Si hay una oportunidad para la Humanidad es que hagamos justamente lo contrario.

Sigue leyendo
 

Trump y el proteccionismo

¿No llevan años diciéndonos que era el fin de los aranceles, la famosa globalización, la que ponía en peligro nuestros puestos de trabajo? ¿Cómo es que ahora es al revés y la vuelta de las barreras arancelarias es un peligro para el empleo? En realidad ni el proteccionismo ni el libre cambio son una solución para el capitalismo global y, desde luego, ninguna de las dos opciones va a servir para revertir la crisis ni frenar la erosión permanente nuestras condiciones de vida como trabajadores. No tenemos nada que ganar en ese batalla que solo puede acabar en una espiral de confrontación entre estados.

Sigue leyendo