Etiqueta: marxismo

Qué es el estado

El estado un aparato esencialmente conservador que nace para mantener la sociedad constreñida dentro de las relaciones imperantes en cada momento, evitando que colapse a consecuencia de la lucha de clases. La burguesía instrumentalizará de forma cada vez más directa al estado hasta la aparición del capitalismo de estado actual. Pero el resultado no es monolítico. Y el estado tiene que disciplinar con cada vez más frecuencia a sectores de la propia burguesía de estado.

Sigue leyendo
 

¿Qué es el partido?

La «elevación de la clase a partido», el «partido de clase», las organizaciones políticas que se llaman partidos… el marxismo y la historia del movimiento revolucionario está lleno de la palabra «partido». ¿Qué quiere decir en cada caso? ¿Qué relación tiene con la lucha real?

Sigue leyendo
 

¿Pueden liberarnos la cultura y el arte?

Del «descubrimiento» de la cultura por la burguesía a la contracultura, «la cultura» es un terreno minado, matriz común de las ideologías nacionales e identitarias que la burguesía ha usado para establecer y mantener su dominio. Es ideología en forma esencial. Las representaciones de la dominación de la burguesía, expresan cómo la burguesía representa su propia dominación. El arte no deja de ser otra construcción ideológica y poca autonomía podemos esperar de él.

Sigue leyendo
 

¿Qué es ideología?

En lugar de una expresión franca, abierta y consciente de las necesidades de la clase social dominante, aparecen cuentos, relatos, argumentaciones, programas y estéticas que por un lado enmascaran y por otro, empujan hacia objetivos que son útiles a las necesidades del dominio y la gestión de la sociedad por el capital… aunque esto nunca sea reconocido abiertamente por los discursos -ni sea consciente siquiera- en sus propios impulsores. Eso es la ideología, una conciencia interesada y falsa de la realidad.

Sigue leyendo
 

Qué es la conciencia de clase

La «conciencia de clase» de los trabajadadores, es decir, la conciencia de su propia situación y de la transformación a la que se ve impelido por el propio capitalismo, puede ser mayor o menor en cada momento histórico sin que haya que poner en cuestión el marco general. El comunismo no es un «deseable» estado de opinión de los trabajadores, es la negación de la mercantilización de la sociedad y las relaciones a la que el capitalismo nos aboca.

Sigue leyendo
 

Pero ¿qué clases?

El desarrollo enfermizo del capitalismo a lo largo del último siglo ha transformado las formas de las clases sociales, pero no su existencia ni su papel. Los trabajadores, en todo el mundo, de todos tipos, de todas las ramas, bajo distintas formas de relación con el capital, seguimos siendo la gran mayoría social, aquellos que no tenemos privilegios ni cargas sobre otros que reivindicar, que solo podemos luchar por necesidades humanas genéricas.

Sigue leyendo