Diario de Emancipación

Primer Congreso de «Emancipación»

24 de junio, 2019 · Emancipación> Actividades y evolución

Los días 21, 22 y 23 de junio hemos realizado el primer congreso de Emancipación con la participación de compañeros y núcleos llegados de tres países. El congreso constituye Emancipación como organización mundial e internacionalista.

En un momento de lucha de clases como el actual, donde arrecia una nueva oleada de ataques contra las condiciones de vida de los trabajadores y en el que, al mismo tiempo, el tiempo pasado impone un verdadero hiato generacional, una pérdida de la memoria de la última oleada de luchas, la tarea principal de los revolucionarios parte de la consigna:

  • Nuestras necesidades no dependen del beneficio del capital ni de las cuentas de los estados, es al revés: las luchas solo avanzan cuando imponen el criterio de necesidad sobre el del beneficio. No haremos sus cuentas, luchar paga.

Este mismo reinicio significa confrontar con los sindicatos desde el primer momento, el de las formas de organización más básicas de la lucha de clases. Por eso los revolucionarios deben dar una batalla principal alrededor de las convocatorias de huelga sindical. Afirmando con claridad que:

  • No hay huelgas que lleguen a ningún lado sin asamblea que las dirija. La huelga no es una encuesta de opinión a la que se puede adherir o no individualmente, sino una decisión colectiva de todos.
  • Por asambleas reales y soberanas de todos los trabajadores de la empresa, sin divisiones por tipo de contrato o empresa contratadora y compromiso de todos con el resultado de sus decisiones.

En los barrios y allá donde la estructura productiva sea de pequeñas empresas de servicios, hostelería, comercio, etc. lucharemos por asambleas de barrio de todos los trabajadores, incluyendo precarios, temporales, etc.

Consignas y posicionamientos inmediatos

El programa general que conduce de la lucha inmediata por las necesidades universales más básicas al proceso de abolición del trabajo asalariado y la liberación de las capacidades productivas de la Humanidad, sigue siendo válido tal cual los revolucionarios lo afirmaron desde los años 40. Nos remitimos para ello a la sección Tareas de nuestra época, del Pro Segundo Manifiesto Comunista, texto fundamental de nuestra corriente.

Afinando las consignas y líneas de intervención, Emancipación primará inmediatamente en los puestos de trabajo:

  • Reducción de jornada inmediata a 30 horas con el mismo salario neto mensual y reducciones progresivas hasta acabar con el paro.
  • No a las mochilas, ni los sistemas de capitalización de pensiones, por un sistema solidario y pensiones suficientes y calculadas exclusivamente en función de las necesidades individuales de cada uno.
  • Contra el cronometraje, las nuevas formas de destajo, las ETTs y las empresas multiservicio.

En los barrios:

  • Cierre de las casas de apuestas, los «compro oro», las iglesias y cultos, los narcopisos y todos los agentes que impulsan la descomposición de nuestros barrios. Por la apertura de centros comunitarios de trabajadores, independientes del estado, los sindicatos y las mafias.

En el debate político público y frente a las campañas de encuadramiento ideológico batallaremos:

  • Contra toda lucha que nos divida en categorías, sexo, origen, edad, raza, lengua materna o cualquier otra cosa, o pretenda que nuestros intereses y los del capitalismo -nacional o global- son iguales o convergentes.

Las consignas del Ier Congreso en tuits

Nuestras necesidades no dependen del beneficio del capital ni de las cuentas de los estados, es al revés: las luchas solo avanzan cuando imponen el criterio de necesidad sobre el del beneficio. No haremos sus cuentas, luchar paga
No hay huelgas que lleguen a ningún lado sin asamblea que las dirija. La huelga no es una encuesta de opinión a la que se puede adherir o no individualmente, sino una decisión colectiva de todos
Por asambleas reales y soberanas de todos los trabajadores de la empresa, sin divisiones por tipo de contrato o empresa contratadora y compromiso de todos con el resultado de sus decisiones
Reducción de jornada inmediata a 30 horas con el mismo salario neto mensual y reducciones progresivas hasta acabar con el paro.
No a las mochilas, ni los sistemas de capitalización de pensiones, por un sistema solidario y pensiones suficientes y calculadas exclusivamente en función de las necesidades individuales de cada uno
Contra el cronometraje, las nuevas formas de destajo, las ETTs y las empresas multiservicio.
Cierre de las casas de apuestas, los «compro oro», las iglesias y cultos, los narcopisos y todos los agentes que impulsan la descomposición de nuestros barrios.
Por la apertura de centros comunitarios de trabajadores, independientes del estado, los sindicatos y las mafias
Contra toda lucha que nos divida en categorías, sexo, origen, edad, raza, lengua materna o cualquier otra cosa, o pretenda que nuestros intereses y los del capitalismo -nacional o global- son iguales o convergentes
Sígueme en Feedly