¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!

No hay vacaciones para la crisis

24 de julio, 2018 · Actualidad> Crisis, guerra y conflicto imperialista

Argentina ha retrocedido a niveles de PIBpc de hace 10 años

1

Argentina ha retrocedido ya al PIB per capita de 2009. Y bajando. Según el jefe de gabinete de Macri «vienen meses fríos y tormentosos». El acuerdo comercial con la UE está resultando más correoso y peligroso de lo deseado y las alternativas otrora soñadas quedan ya demasiado lejos. No es, desde luego, un caso único entre los países que hasta hace unos años eran clasificados como «emergentes». Turquía sigue con tormentas monetarias y una economía cada vez más frágil. Y ni hablemos de Venezuela con el PIB en -18% y la inflación de 1000.000%.

La presión de la crisis capitalista ha hecho retroceder a Argentina ya 10 años, tiene en vilo economías como la turca y ha llevado al colapso total en menos de un año a la venezolana

Banco de alimentos en Glasgow. Los «food banks» se han convertido en una parte de la vida de la clase obrera precarizada británica que a pesar del pluriempleo muchas veces no puede llegar a fin de mes con comida para sus hijos.

2

En Europa, el Brexit y la situación de la economía británica amenazan con marcar la segunda parte del año con tensiones crecientes. La realidad pre-Brexit ya es bastante mala: los ingresos medios de las familias están estancados y los de las clases trabajadoras empiezan una caída seria. La posibilidad de una salida brusca, sin acuerdo y negándose a pagar deudas pendientes, como amenazó el nuevo ministro de exteriores británico en su visita a Alemania, empieza a inquietar en la isla y en el continente pone a la defensiva incluso a España.

La parálisis política y el disenso interno de las burguesías europeas, sobre la base de economías renqueantes, amenaza con multiplicar la violencia de la fase final de las negociaciones del Brexit

Juncker y Trump

3

La situación se agrava porque la guerra comercial, resultado y acelerador más que causa de la crisis en ciernes, no tiene visos de ceder en Europa. La UE se ha plantado frente a EEUU, en parte por la incapacidad de las burguesías continentales para salir de la parálisis política. Mientras empiezan a caer un rosario de aranceles aparentemente menores, como el de la aceituna negra para España, la esperada visita de Juncker a Trump ha bajado de nivel hasta convertirse en protocolaria. La guerra comercial UE-EEUU tiene además una dimensión política cada vez abierta, con EEUU alimentando a las nuevas derechas identitaristas y Alemania rehaciendo su mapa de alianzas para recuperar a Turquía y reforzar el eje energético con una siempre ingrata Rusia.

La guerra comercial entre EEUU y Europa solo acaba de comenzar. La UE está paralizada por el disenso en en seno de sus propias burguesías y la ofensiva americana empieza a trascender la mera negociación comercial

Lagarde y Sandberg defendiendo la paridad dentro de la burguesía como «revolucionaria». Sandberg: «Un mundo mejor sería aquel en el que la mitad de los estados y empresas estuvieran dirigidas por mujeres»

4

Con China dando por hecho que la llamada globalización es una fase histórica definitivamente cerrada no cabe esperar milagros desde Bruselas. Las cuentas de las grandes empresas europeas nos indican que la crisis ya está aquí, si es que se fue alguna vez, y que la guerra comercial puede precipitar una recesión en cualquier momento. La cuestión es que los estados europeos del Sur llegan a ella con sistemas sociales bajo mínimos. La imprevisión y la impotencia del estado griego ante los incendios en la zona más poblada del país es solo una muestra de la debilidad en que la última crisis ha dejado a los estados para atender incluso las emergencias sociales más obvias.

Las cuentas de resultados y los análisis del FMI apuntan que la crisis ya está aquí, si es que se fue alguna vez, y que la guerra comercial puede precipitar la recesión en cualquier momento

Suscríbete a nuestra lista de correo

Sígueme en Feedly