Diario de Emancipación

Moral y oportunismo

17 de mayo, 2019 · Marxismo> Moral

¿Qué lleva a una organización a una evolución oportunista? ¿Qué lleva a los revolucionarios a desesperar y aceptar caminos cada vez más ambiguos y estériles?

Qué es la moral comunista

León Trotski y Natalia Sedova en su casa de Coyoacán poco antes del asesinato del primero.

El llamado «testamento de Trotski», sus últimos arreglos y voluntades, es una de las manifestaciones literarias más claras y bellas de moral comunista:

Fui revolucionario durante mis cuarenta y tres años de vida consciente y durante cuarenta y dos luché bajo las banderas del marxismo. Si tuviera que comenzar todo de nuevo trataría, por supuesto, de evitar tal o cual error, pero en lo fundamental mi vida sería la misma. Moriré siendo un revolucionario proletario, un marxista, un materialista dialéctico y, en consecuencia, un ateo irreconciliable. Mi fe en el futuro comunista de la humanidad no es hoy menos ardiente, aunque sí más firme, que en mi juventud.

Natasha se acerca a la ventana y la abre desde el patio para que entre más aire en mi habitación. Puedo ver la brillante franja de césped verde que se extiende tras el muro, arriba el cielo claro y azul y el sol que brilla en todas partes. La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente.

[…] me reservo el derecho de decidir por mi cuenta el momento de mi muerte. El «suicidio» (si es que cabe el término en este caso) no será, de ninguna manera, expresión de un estallido de desesperación o desaliento. Natasha y yo dijimos más de una vez que se puede llegar a tal condición física que sea mejor interrumpir la propia vida o, mejor dicho, el proceso demasiado lento de la muerte… Pero cualesquiera que sean las circunstancias de mi muerte, moriré con una fe inquebrantable en el futuro comunista. Esta fe en el Hombre y su futuro me da aun ahora una capacidad de resistencia que ninguna religión puede otorgar.

La moral comunista es esa «fe» en que una sociedad sin trabajo asalariado y con abundancia, el comunismo, no solo es posible y necesaria históricamente sino que la clase universal, el proletariado, puede y está llamada a hacerlo realidad. La moral comunista es una «fe» porque la clase universal está universalmente negada, como vemos cada día y porque como clase explotada -la primera clase explotada y revolucionaria de la Historia- fuera de las luchas es pasto predecible de la ideología en su conjunto y del aislamiento y la soledad entre sus elementos comunistas, al punto que como comentaba Lunacharski, éstos parecen «irracionales» ante la mirada de sus contemporáneos.

¿Qué es el oportunismo?

El oportunismo es el intento de encontrar «atajos» que permitan salir de la inactividad de la clase y el aislamiento de sus minorías revolucionarias, difuminando los principios para obtener «resultados» inmediatos. Lenin lo expresaba muy bien en 1906, en plena resaca de la revolución de 1905.

No tienen razón quienes con tanta frecuencia consideran esta palabra un «simple insulto», sin tratar de reflexionar en su significado. El oportunista no traiciona a su partido, no le es desleal, no se retira de él. Sigue sirviéndolo, sincera y celosamente. Pero su rasgo típico y característico es que cede al estado de ánimo de momento, es su incapacidad de oponerse a lo que está en boga, es su miopía y abulia políticas. Oportunismo significa sacrificar los intereses prolongados y esenciales del Partido en aras de sus intereses momentáneos, transitorios y secundarios.

Lenin. ¡El radical ruso reflexiona con retardo!, 1906.

El oportunismo como problema moral

Lenin junto a algunos delegados en el IIº Congreso de la IC. Se reconoce a Zinoviev, Roy y «Ramírez», representante de la Internacional en la fundación del PCE.

Lenin y Trotski, a quienes reivindicamos en el conjunto de su trayectoria, no dejaron de tener sus flaquezas oportunistas. Lenin frente a la cuestión nacional, juntos en la interpretación del «frente único» y la consigna del «gobierno obrero» a partir de 1920, Trotski en 1934 proponiendo el ingreso de las fracciones de izquierda en los partidos socialistas…

No es casualidad si estas reacciones han aflorado históricamente en los momentos de derrota y retroceso de las luchas o de la capacidad de la organización para afirmarse. No faltan entonces militantes que quieren, según conocida expresión de Gramsci: «enfrentar el pesimismo de la inteligencia con el optimismo de la voluntad». La inteligencia, la comprensión histórica del momento se deja de lado a favor del voluntarismo organizativo. Se trata de «reanimar» a la clase, de «hacer crecer» a la organización para que pueda «reconducir» la situación y convertirse de nuevo en una dirección efectiva…. Y para ello se «sigue la corriente», se relativizan los límites de la táctica, se elaboran consignas ambiguas que intentan poner una vela al programa comunista y otra la abrumadora corriente de la pequeña burguesía. El oportunismo se aboca así al centrismo y éste construye el puente que pasa sobre las fronteras de clase. Tal es el famoso proceso de degeneración de las organizaciones políticas de clase.

Bernstein y Kautsky

Al final, el oportunismo es… un problema moral, una forma de intentar sortear por la acción, sin confesarlo abiertamente en las palabras, la pérdida de la confianza en la clase y en su programa. El oportunista se enredará en mil matices y distinciones tan ambiguas como innecesarias al tiempo que descartará la discusión moral con desprecio por los «moralizantes» o mostrando un celo farisaico si encuentra un chivo expiatorio para conjurar su propia debilidad.

Resumen en tuits

La moral comunista es esa «fe» en que una sociedad sin trabajo asalariado y con abundancia, el comunismo, no solo es posible y necesaria históricamente sino que la clase universal, el proletariado, puede y está llamada a hacerlo realidad
La moral comunista es una «fe» porque la clase universal está universalmente negada, fuera de las luchas es pasto predecible de la ideología en su conjunto y del aislamiento y la soledad entre sus elementos comunistas
El oportunismo es el intento de encontrar «atajos» que permitan salir de la inactividad de la clase y el aislamiento de sus minorías revolucionarias, difuminando los principios para obtener «resultados» inmediatos
No es casualidad si el oportunismo aflora en los momentos de derrota y retroceso de las luchas o de la capacidad de la organización para afirmarse, cuando más difícil resulta «creer» en la clase
Se trata de «reanimar» a la clase, de «hacer crecer» a la organización para que pueda «reconducir» la situación y convertirse de nuevo en una dirección efectiva… Y para ello se «sigue la corriente»
Los oportunistas relativizan los límites de la táctica, elaborando consignas ambiguas que intentan poner una vela al programa comunista y otra la abrumadora corriente de la pequeña burguesía
Al final, el oportunismo es… un problema moral, una forma de intentar sortear por la acción, sin confesarlo abiertamente en las palabras, la pérdida de la confianza en la clase y en su programa
Lee más sobre
Sígueme en Feedly
× Whatsapp