La tesis de Pedro Sánchez

Tesis doctoral de Pedro Sánchez.
La sucesión de escándalos sobre los «masters» se ha convertido en una amenaza directa a la presidencia de Sánchez con la excusa de su tesis doctoral. Ayer la prensa le acusaba de plagio y de obtener un «cum laude» gracias a un «tribunal de amiguetes».«Ciudadanos» llevará la tesis a debate al Parlamento. ¿Acabado el verano vuelve la crisis política? ¿Habrá elecciones anticipadas? ¿Una purga general del aparato político?

La tesis doctoral de Sánchez abre la posibilidad de una nueva crisis política. ¿Comienza una purga general del aparato político de la burguesía española? ¿Son inminentes unas elecciones anticipadas?
La manifestación del 11 de septiembre de este año, simbolizó el sostenimiento de la base social y la determinación del independentismo catalán.
1

Entre las fuerzas que empujan hacia unas elecciones generales está una parte creciente de la burguesía española que dio un voto de confianza a Sánchez en la cuestión catalana y desespera de una estrategia que no funciona ni parece que vaya a poder hacerlo en lo que queda de legislatura. Para empezar, la ansiada reforma de la ley electoral, fundamental para tener un parlamento operativo y gobiernos que no dependan de los nacionalismos regionales, es inviable a día de hoy… en buena medida porque el propio Sánchez quemó barcos con tal de ganar la moción de censura. Lo fió todo al «diálogo» con el independentismo. Pero el independentismo ha dejado claro que no va a ceder en su estrategia y que no tiene nada que dialogar que no sea las formas de la independencia. El desgaste parece afectarle poco o en todo caso menos que Sánchez: el deseo de independencia vuelve a superar 50% en las encuestas y la repercusión en Europa de la manifestación del 11S ha dejado en evidencia que las fuerzas independentistas siguen pudiendo optar a la «internacionalización», es decir, a encontrar un padrino imperialista.

La impotencia de la «estrategia del diálogo», el aumento del independentismo en las encuestas y la repercusión internacional de la «diada» han llevado a desesperar de Sánchez a una parte de la burguesía que le había dado un voto de confianza
El presidente del PP, Pablo Casado, intenta justificar su máster ante la prensa.
2

Por lo demás, Sánchez no está en situación de ofrecer mucho a la burguesía española y la tentación de abrir las sentinas y hacer una limpieza general de la clase política, desde sus sistemas de selección de cuadros a las acreditaciones de éstos es grande. Empezando por el propio Sánchez y por el líder de la oposición que en este momento ve su futuro pendiente también de lo que el Supremo diga de su máster. La tentación es grande porque la renovación del aparato político ha sido saboteada reiteradamente por los viejos partidos, pero también por una parte de los nuevos. La burguesía quiere un aparato político estable, capaz de encuadrar mayorías y «emprender reformas estructurales» -léase, ataques a las condiciones de los trabajadores- antes de que una nueva recesión global le ponga las cosas más difíciles.

La tentación para la burguesía española de «abrir sentinas» para acelerar la renovación y purgar al conjunto del aparato político, es cada vez mayor
¿Ha comenzado ya el ocaso de Pedro Sánchez?
3

Pero esto mismo les hace dudar. El riesgo de que al descabezar a los dos partidos hasta ahora mayoritarios, PP y PSOE, se desacredite aun más el aparato político del estado y la crisis institucional se profundice es grande. Si en mitad de la operación estalla la crisis que todos esperan, el peligro no vendría solo de Cataluña. La crisis política podría convertirse en institucional y social en un momento en el que ni siquiera podrían apoyarse en la Europa franco-alemana.

En contra de convocar nuevas elecciones opera el miedo de la burguesía española a que la crisis política y la económica confluyan... abriendo una crisis institucional y social aun más grave.
 
Sígueme en Feedly