Diario de Emancipación

Huelga por el clima

3 de septiembre, 2019 · Actualidad> Actualidad global

Meme promocional de la «huelga por el clima» con la consigna «quiero que entres en pánico»

El mayo pasado, en pleno auge global de la campaña «jóvenes por el clima», Greta Thunberg y 46 miembros de su movimiento publicaron un llamamiento en la prensa convocando «a los adultos» a «una semana de acción climática con una huelga mundial por el clima» que empezaría el próximo día 20 y culminaría en una huelga general mundial el 27 de este mes.

El relato de un movimiento adolescente auto-organizado que «regaña» a «los adultos» por su pasividad y les conmina a una acción necesaria pero que prefieren evitar, toca nervio sensible: la pureza juvenil contra la pereza y las concesiones de la edad adulta, el sentimiento de culpa, etc. En Alemania y los países del Norte europeo encaja además en el patrón de un viejo mito político que arranca con la «cruzada de los niños» y llega hasta los Wandervogel y los movimientos juveniles nacionalistas. Pero los mitos políticos en realidad solo son subgéneros literarios, formas buscadas a propósito en «el relato» para debilitar resistencias y conseguir simpatía por asociación. Y los «jóvenes por el clima» no son una excepción.

¿Por qué son tan relevantes mediáticamente los «jóvenes por el clima»?

Greta Thornberg se dirige en Katovice a la cumbre global del clima de la ONU.

1

Greta Thunberg no es la cabeza de un movimiento juvenil auto-organizado sino la impulsora de una movilización -los «viernes por el futuro»- que, en su origen y allá donde ha tomado tintes masivos lo ha hecho como movilización escolar organizada por el estado: la misma prensa nos relataba sin pudor que los profesores suecos y belgas daban durante la semana clases sobre el cambio climático y organizaban debates entre los estudiantes que culminaban el viernes con una actividad extra-escolar… una concentración.

Manifestantes belgas se hacen un selfi con Anuna De Wever bajo la consigna «Cool kids, saving a hot planet»

Es muy posible, como denuncia ahora la prensa, que los primeros en ver la potencialidad mediática de Greta y su activismo fueran lobbies de energías limpias y empresas «ecológicas» suecas, pero hace tiempo que ése dejó de ser el principal vector de desarrollo. El tour de invitaciones a organismos internacionales en los que, según nos decían «sacaba los colores a los poderosos», que se la propusiera al premio Nobel de la Paz y que Bélgica o Alemania trataran de crear sus propias «gretas» a iniciativa de la mismísima Merkel, formaban un cuadro que revelaba que la utilidad política de su accionar escapaba, de lejos, a la voluntad de su creadora y de sus apoyos iniciales.

Jóvenes por el Clima en Gran Bretaña.

2

Los «jóvenes por el clima» captaron la atención de Merkel, Macron y otros dirigentes estatales como alternativa a promocionar frente a la rebelión de la pequeña burguesía europea. El movimiento «surge» en una Europa en el que la revuelta de la pequeña burguesía -desde los chalecos amarillos a los independentismos- está poniendo palos en la rueda a la «preparación» para la crisis de unos estados europeos que no acaban de saber renovar su aparato político. Por eso, al principio de la burbuja mediática focalizada en Greta y «los jóvenes», todo eran comparaciones entre la «violencia y sinrazón» de los chalecos amarillos y la grave serenidad de las reivindicaciones ecologistas. No hay que olvidar que «los chalecos» comenzaron precisamente como una respuesta al impacto social en la Francia vaciada de los impuestos verdes de Macron.

Los resultados de las elecciones bávaras, con el ascenso de los verdes y el nacionalismo xenófobo de la AfD con peores resultados de los que se esperaba, generaron inmediatamente la misma visión en la Alemania merkeliana. Los buenos resultados electorales de los Verdes luxemburgueses y belgas, tampoco pasaron desapercibidos en París y Berlín.

Concentración de los «viernes por el futuro» en Berlín, organizada en Alemania bajo la marca «jóvenes por el futuro»

3

Un nuevo experimento al modelo de los movimientos mundiales creados de arriba abajo por los estados y los medios. Pero mientras «los Verdes» son una estructura formal, una opción entre las diferentes formas del aparato político sujeta a sus limitaciones, las manifestaciones escolares son una pieza más de un nuevo modelo que ha servido en parte y de modo efectivo para integrar a una fracción de la pequeña burguesía en rebelión «enriqueciendo» el aparato político con una nueva ideología de estado interclasista: la «huelga feminista» del 8 de marzo. El movimiento, nacido en Argentina y experimentado ya durante dos años en España, materializa al estado capitalista haciendo suya una ideología «nueva» que pretende enfrentar un problema social que él mismo alimenta, convirtiéndolo en una fuente de rentas y empleos estable en el estado para la pequeña burguesía a semejanza del feminismo: veremos másteres y la legión de «técnicos de concienciación» e informes de impacto medioambiental obligatorios incluso para las pequeñas reformas domésticas. Y lo que no es menos importante: siendo la pura representación de la nación -la burguesía de estado liderando el cuerpo social de modo efectivo- se presenta como un movimiento mundial, estado a estado.

Lee también

Macron ensayando el argumentario del cambio climático como arma contra EEUU en la guerra comercial.

4

Pero es que además, como hemos visto estas semanas en las tensiones franco-brasileñas, la ideología de la «urgencia ecológica» no solo es interclasista, culpabilizadora de los trabajadores y sus «excesos» de consumo, sino que refuerza al estado en un plano especialmente importante en el momento actual: la guerra comercial. La burguesía europea tiene cada vez más claro que en el ecologismo es y será cada vez más importante como bandera con la que diferenciarse en la batalla imperialista. Movilizarnos para apoyar la «firmeza europea» contra el cambio climático y la «irresponsabilidad» de EEUU, poniendo todo el aparato mediático global en marcha, no es más que un ensayo general de una nueva forma de encuadramiento: una nueva «unión sagrada climática» con la que la burguesía pretende dirigir a la sociedad entera hacia la defensa de sus intereses imperialistas creando la ilusión de que representa un interés universal.

¿Qué significa la huelga por el clima?

Como asegura el cartel que abre este artículo, quieren meternos miedo en el cuerpo. Miedo y culpa: las movilizaciones vienen precedidas de una micro-campaña, comenzada en Alemania, para subir los precios de la carne a través de impuestos. Los «excesos» de unos trabajadores que comen «demasiada carne» barata se presentan -y no el capitalismo y sus formas de explotación de los recursos naturales y el trabajo humano- como los causantes de la destrucción medioambiental. El discurso vegano y la moral que conlleva a máximo esplendor.

No es de extrañar que la prensa anglosajona empiece estos días a contarnos como las propias empresas animan al paro, cuando no cierran directamente o incluso gratifican a los trabajadores que no vayan a trabajar.

Es solo el comienzo. Seguramente en media Europa empiece la maquina propagandística también. Alemania ha descubierto en las elecciones en el Este los límites de la apuesta por «los Verdes» como vehículo para la renovación del aparato político. Su público está en la pequeña burguesía urbana de ciudades grandes. La pequeña burguesía agraria y las clases medias de las pequeñas ciudades y pueblos de las zonas rurales votaron por la AfD. A estas alturas descubren que la única base realmente sólida del ecologismo es… Berlín. Así que toca redoblar esfuerzos si realmente quieren apostar por una nueva ideología de estado y presentarla como un «movimiento renovador desde la base». En Francia, verdadera vanguardia del «ecoimperialismo», que ahora usa contra la mismísima «ruta de la seda» china, es predecible algo más que simpatía de los medios y el estado.

En otros países europeos -Italia, España, Portugal- las inestabilidades del aparato político, las elecciones y los primeros síntomas de recesión, seguramente hagan que la burguesía nacional se desentienda y no ponga a tope la maquinaria propagandística. En el mejor de los casos, los estudiantes no irán a clase -lo que es muy distinto de una huelga. El contraste con los países cuyas burguesías se apliquen a promocionarla será entonces doblemente interesante: por un lado evidenciará quién «está detrás de todo ésto», por otro hasta qué punto la «unión sagrada climática» es viable para ellos como resultado de la que es ya hoy, la principal campaña de encuadramiento social para el conflicto imperialista de la burguesía mundial.


El tema de este artículo fue elegido para el día de hoy por los lectores de nuestro canal de noticias en Telegram (@nuevocurso).

Tuits

Los «jóvenes contra el clima» son la vanguardia de la principal campaña de encuadramiento social para el conflicto imperialista de la burguesía mundial.
La ideología que promueven las movilizaciones culpabiliza a los trabajadores e intenta encerrarnos en una «unión sagrada por el clima» con laa burguesía
La burguesía intenta presentarnos un movimiento que ella misma ha «globalizado» e inflado como un movimiento de abajo a arriba que está creando una nueva ideología de estado
La utilidad del «eco-imperialismo» la hemos visto ya con su uso por Macron contra EEUU y para tirar el tratado de asociación Mercosur-UE ya firmado
Alemania ha descubierto en las elecciones del Este que «los Verdes» son un fenómeno de la pequeña burguesía urbana. Pondrá de su parte para impulsarlos más allá.
En Italia, España, Portugal las inestabilidades del aparato político, las elecciones y los primeros síntomas de la crisis, pueden llevar a que la burguesía nacional se desentienda... por el momento
La «huelga por el clima», medio paro patronal medio telethon mediático, es hoy la principal campaña de encuadramiento social para el conflicto imperialista de la burguesía mundial
Sígueme en Feedly