Diario de Emancipación | English | Italiano

Hambre: dos ideas claras

16 de julio, 2019 · Actualidad> Actualidad global

Trabajadores chinos comiendo en un descanso.

Es imposible leer los datos del nuevo informe de la ONU sobre alimentación y seguridad alimentaria sin consumirse de rabia. El hambre en el mundo crece desde 2014 y pasa ya de 820 millones de personas, si agregamos lo que la FAO llama «inseguridad alimentaria moderada», el hambre es una realidad que acompaña permanentemente la vida de 2.014 millones de personas y crece en todas las regiones. Uno de cada siete recién nacidos no dio el peso mínimo y un 24.9% de los menores de cinco años no tuvo un desarrollo físico normal por carencias alimentarias, algo totalmente coherente con que la anemia entre las mujeres en edad reproductiva subiera hasta afectar al 32,8% de ellas. ¿Qué destacan los medios? Que la obesidad creció también hasta el 13,2% de la población mundial.

Dos ideas claras

Hambre mundial y por continentes. Datos FAO.

1

No,no son las catástrofes «naturales» ni el cambio climático los que causan el hambre. La Humanidad tiene recursos de sobra como para producir y distribuir alimentos para dar una vida sana a todos. La misma ONU «descubre» ahora que hay relación directa entre la crisis económica y el aumento de la inseguridad alimentaria. El capitalismo supedita el acceso a la alimentación más básica a la producción de ganancias. Cuando los beneficios caen y el capital tiene dificultades para reproducirse, se reduce la producción y el número de personas que pueden acceder a ella. Resultado: pauperización. La matanza y la miseria están servidas. ¿Ejemplo cercano? Venezuela. Agréguese el efecto multiplicador de las guerras y tendremos un cuadro bastante completo de cómo el capital y las necesidades humanas más básicas están en una contradicción abierta que resulta mortal para miles de millones de personas.

Las consignas de los trabajadores de Haft Tapeh expresan el impacto sobre la población del esfuerzo bélico permanente del imperialismo iraní: «No hay comida sobre la mesa», «Tenemos hambre»

2

Cuando los medios señalan el aumento de la obesidad, apuntan sin darse cuenta, sin querer, a algo importante también: incluso cuando las ganancias del capital lo «permiten», lo único que puede ofrecer son grasas baratas y angustia permanente. Es incapaz de ofrecer desarrollo genuino. De forma masiva con el hambre y la inseguridad, de forma creciente con la obesidad y la subalimentación industrializada, la lógica del capital solo tiene para la Humanidad muerte y mala vida.

¿Cómo se sale de ésto?

Reparto de ayuda alimentaria en Haití

La FAO invita a una mezcla de mayor «soberanía» de los estados y donaciones y ayudas de los grandes capitales nacionales a los capitales más débiles. Pero la «ayuda al desarrollo» no ha cambiado nada desde que se inventó tras la guerra mundial, no tiene un solo caso de éxito, un solo país en el que consiguiera suplir la incapacidad de los capitales nacionales llegados más tarde al mercado mundial para generar siquiera unos mínimos de desarrollo social. Y eso no va cambiar ahora ni aunque se multiplicara. Baste el ejemplo de Haití donde los datos publicados hoy mismo hablan por sí solos: la inseguridad alimentaria se duplicó en el último año y un cuarto de la población está en necesidad a pesar de haber recibido 13.800 millones de dólares en lo que va de año.

¿Y para qué hablar de la «soberanía»? Fue la bandera de las tiranías de los países más débiles, de Albania a Corea del Norte, hoy es la bandera de Trump. Con unos capitales que literalmente no caben en las fronteras nacionales, la invocación a la soberanía nacional hoy solo significa más guerra comercial, más guerra a secas y más hambre.

Asamblea de trabajadores del INTI, Argentina.

¿Queremos salir de ésto? Solo hay un camino: las necesidades del capital no pueden estar por encima de las necesidades humanas. Ni es una máxima moral ni cabe en un programa electoral. Es lo que se discute en Cádiz cuando los sindicatos nos dicen que hace falta vender barcos para asegurar empleos o en Portugal cuando la izquierda en el gobierno pone el «equilibrio presupuestario» por encima de las necesidades de los maestros.

De Argentina a Japón pasando por España, no hay otra batalla más importante. Ahí es donde está el frente de batalla. ¿Queremos «ser solidarios» con los hambrientos? ¿Queremos evitar llegar a serlo? ¿Queremos liberar a la humanidad de esta dictadura inhumana de la ganancia que solo produce hambre y mala vida? El enemigo está siempre en nuestro propio país, encima nuestro. Impongamos el criterio de la necesidad humana al capital que tenemos encima. ¡Y empecemos cuanto antes!

Tuits

El hambre en el mundo crece desde 2014 y pasa ya de 820 millones de personas, acompaña permanentemente la vida de 2.014 millones de personas y crece en todas las regiones
Uno de cada siete recién nacidos no dio el peso mínimo y un 24.9% de los menores de cinco años no tuvo un desarrollo físico normal por carencias alimentarias.
La causa del hambre no es ni el cambio climático ni los desastres naturales. La Humanidad tiene recursos de sobra como para producir y distribuir alimentos para dar una vida sana a todos
¿La crisis agrava la hambruna? Claro! El capital y las necesidades humanas más básicas están en una contradicción abierta que resulta mortal para miles de millones de personas
La obesidad aumenta porque incluso cuando las ganancias del capital lo «permiten», lo único que puede ofrecer son grasas baratas y angustia permanente. Es incapaz de ofrecer desarrollo genuino
De forma masiva con el hambre y la inseguridad, de forma creciente con la obesidad y la subalimentación industrializada, la lógica del capital solo tiene para la Humanidad muerte y mala vida
La FAO recomienda más «soberanía» y «cooperación». La «cooperación» nunca sacó a ningún país de la miseria. La «soberanía» llevó a todos a la guerra.
¿Queremos ser «solidarios» y evitar vernos igual? La batalla se libra allá donde nos dicen que las necesidades humanas deben esperar a que la empresa tenga beneficios
¿Queremos liberar a la humanidad de esta dictadura inhumana de la ganancia que solo produce hambre y mala vida? Impongamos el criterio de la necesidad humana al capital que tenemos encima.