Diario de Emancipación | English | Italiano

La vieja cantinela de la «liberación nacional»

28 de julio, 2019 · Emancipación> Escuela de marxismo

Manifestación independentista en Barcelona. La pancarta reza: «Independencia para cambiarlo todo»

El próximo curso político estará muy posiblemente marcado por un resurgir de los movimientos independentistas en Europa, desde Gran Bretaña a España. Publicamos por primera vez en español un texto breve de 1990 que resume la experiencia de clase sobre la cuestión nacional a lo largo del siglo XX, desde las «liberaciones nacionales» que acompañaron a la Revolución Rusa hasta las «nuevas naciones» del Este europeo y Asia Central a partir de 1991. Se trata además del último artículo escrito por G. Munis.

Tuits

Lenin y Trotsky estaban trabajando para darle al proletariado el papel dirigente en todas las luchas. El error fue hacer esta labor en la lucha nacional, donde la clase obrera tenía todo que perder y nada que ganar
Incluso si encontramos sobrevivientes de modos de explotación anteriores al capitalismo, están conectados, integrados, totalmente absorbidos por los circuitos globales de la explotación capitalista
El desarrollo social global no es posible bajo la égida del capital, el sistema capitalista es obsoleto, decadente; crecimiento y desarrollo, hasta entonces concomitantes, se desvinculan e incluso se oponen entre sí
Incluso si uno se encuentra con explotados de un tipo diferente al de los proletarios, ya no pueden tener la más mínima independencia con respecto a los objetivos del proletariado.
Las luchas que no conciernen directa y exclusivamente a la clase obrera, no sólo no la benefician, sino que ahora se oponen irreductiblemente a ella
La lucha proletaria desorganizó el Partido-Estado stalinista, a través de la resistencia pasiva, las huelgas y la insurrección. Lentamente pero con seguridad, los proletarios fermentaron la desintegración del bloque ruso
Los nacionalismos del Este fueron creados tras los fracasos de la represión a los trabajadores y expresaban la necesidad que el capital tenía de una alternativa ideológica para mantener la explotación
La imposibilidad de la liberación nacional desde hace más de 70 años ha llevado a estos fantasmas nacionales a vagar de un bloque a otro, en busca de un punto de anclaje en el que ser absorbidos
En ningún caso el proletariado puede apoyar ninguna aspiración de independencia nacional sin perder toda existencia política