¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!

Mercancía

27 de julio, 2018 ·

Todo producto del trabajo humano que se produce para ser intercambiado en el mercado.

Origen

No todo producto del trabajo humano es mercancía. De hecho, hasta muy recientemente la mayor parte de la producción no se realizó para el mercado. Ni siquiera cabe considerar a los primeros intercambios neolíticos como comercio mercantil. Por lo que sabemos, las experiencias originales del intercambio tomaban la forma de donaciones más o menos simbolizadas y ritualizadas de regalos cruzados entre comunidades. Los bienes y servicios intercambiados no establecían un valor de cambio entre ellos, no se pretendían equivalentes y por tanto no eran mercancía.

Durante el desarrollo del esclavismo como modo de producción, se amplía por primera vez el intercambio mercantil sin llegar a ser el objetivo principal de la producción social. A fin de cuentas, la principal fuerza productiva, el trabajo esclavo, solo era mercancía en un sentido muy limitado. El feudalismo que le siguió tampoco fue un sistema mercantil y de hecho las acuñaciones de moneda fueron prácticamente inexistentes en Europa durante los siglos VIII al X y muy escasas hasta el siglo XII. Los siervos feudales no pueden considerarse, más que muy marginal y tardíamente, como productores de mercancías: la mayor parte de su trabajo producía objetos útiles para su propio consumo o el de sus señores que no estaba destinado al intercambio ni se medía por un valor de cambio. Ni siquiera la fuerza de trabajo del campesino y la tierra sobre la que trabajaba, podía venderse o intercambiarse a cambio de otras mercancías o dinero.

El capitalismo es el primer modo de producción que requiere la mercantilización de todos los productos y relaciones sociales. Su extensión ha convertido a la mercancía en la forma universal del trabajo y sus productos, y al hacerlo ha revestido a las relaciones sociales del falso igualitarismo del intercambio entre equivalentes, presentando las relaciones entre personas como relaciones entre cosas, el famoso fetichismo de la mercancía.

Suscríbete a nuestra lista de correo

Sígueme en Feedly