Diario de Emancipación | EN | FR

Explotación

Diccionario de marxismo

Apropiación del producto del trabajo de una clase social por otra.

Históricamente la explotación ha tomado sobre todo formas extra-económicas. El esclavista antiguo, el señor feudal o el mandarín chino organizaban el trabajo social y tomaban una parte del producto de las clases que explotaban mediante la exacción y la amenaza del uso de la violencia.

El capitalismo es el primer modo de producción en el que la explotación se produce por medios exclusivamente económicos, bajo la forma de un «libre» intercambio generalizado de mercancías, aparentemente iguales en valor, en el mercado. Sin embargo, el uso de una mercancía particular, la fuerza de trabajo, por sus compradores, los poseedores de capital, produciría -no se sabe cómo- un incremento de valor, una plusvalía. La riqueza, es decir el producto del trabajo, crecería mágicamente a consecuencia de un ciclo interminable y ascendente de intercambios capaces de movilizar en la producción de lo intercambiado a la fuerza de trabajo.

Sin embargo, bajo esa apariencia en realidad se oculta que el capital no es sino un derecho de explotación de la fuerza de trabajo. Y que el sistema en su conjunto no es más que una forma, más o menos «automática», de generar nuevos derechos de explotación para los poseedores de capital. La acumulación exitosa del capital se presenta como una necesidad para los miembros de la clase explotadora que para mantenerse en ella deben hacer crecer el capital. El sistema premia así con más derechos de explotación a quien utilizó más eficientemente el capital con el que partía.

No es la circulación la que produce valor. Tampoco es que el trabajo incopore valor a los objetos como parecía a los economistas clásicos. Es que el valor de las mercancías producidas por una economía no es sino el trabajo socialmente necesario para producirlas. Y si es necesario el capital para producir cada una de ellas, es porque en toda sociedad de clases, hace falta un «derecho» previo para poder organizar y dedicar a la producción de algo una cierta cantidad de fuerza de trabajo y explotarla legitimamente.