Sectarismo

Definición

SectarismoTendencia organizativa que prima los intereses y logros particulares de una organización sobre los intereses generales del movimiento de clase y su perspectiva histórica confundiendo las particularidades de una organización en el seno del partido en devenir con las fronteras de clase.

Origen y evolución

En los orígenes del movimiento obrero, las «sectas socialistas» se veían a sí mismas, y no a la clase, como el sujeto llamado a transformar la realidad. Eran entonces ya una expresión de debilidad que reproducía en las primeras estructuras políticas internacionales y masivas (I y II Internacionales) las viejas formas mesiánicas y cuasi-religiosas del utopismo.

El desarrollo del sectarismo socialista y el desarrollo del movimiento obrero real se encuentran siempre en proporción inversa. Las sectas están justificadas (históricamente) mientras la clase obrera aún no ha madurado para un movimiento histórico independiente. Pero en cuanto ha alcanzado esa madurez, todas las sectas se hacen esencialmente reaccionarias. Por cierto, en la historia de la Internacional se ha repetido lo que la historia general nos muestra en todas partes. Lo caduco tiende a restablecerse y a mantener sus posiciones dentro de las formas recién alcanzadas. La historia de la Internacional también ha sido una lucha continua del Consejo General contra las sectas y los experimentos de diletantes que tendían a echar raíces en la Internacional contra el verdadero movimiento de la clase obrera.

Carlos Marx. Carta a Federico Bolte, 23 de noviembre de 1871

La II Internacional conoció el sectarismo bajo la forma de «patriotismo de organización», es decir, como una tendencia a negar el debate y el análisis crítico de las propias posiciones cuando chocaban con la realidad para no «debilitar la confianza en la organización». Este tipo de sectarismo estuvo muy presente también en las secciones de la IIIª Internacional que no derivaban de un trabajo previo de la izquierda marxista en el seno de los partidos socialistas y sirvió de alimento al «zinovietismo» y el desarrollo de las tendencias «monolíticas» que pavimentaron a partir de 1923 el triunfo de la contrarrevolución stalinista en los partidos comunistas. En realidad lo que nos enseña la experiencia de aquellos años en los partidos comunistas es que la voluntad de superar la debilidad del movimiento de clase empuja a una parte del movimiento en dos sentidos aparentemente opuestos pero igualmente destructivos: el oportunismo -la teoría se convierte en fetiche al que se ignora en práctica con tal de crecer- y el sectarismo: la teoría se convierte en un fetiche que exige no someterse jamás a debate.

Tras el aplastamiento y aislamiento de los internacionalistas, la Izquierda Comunista sufrió un duro aislamiento en el seno de la clase que se prolonga hasta hoy. El sectarismo en este periodo, y en general en todos los periodos de aislamiento, especialmente si son largos, hipertrofia la relevancia histórica del grupo u organización concreto y magnifica la importancia de sus diferencias teóricas frente a otras expresiones políticas de la clase. El sectarismo de los periodos contrarrevolucionarios tiende pues a confundir las señas de identidad de un grupo dentro del movimiento de clase con las fronteras de clase como un todo. Se trata de una perspectiva venenosa para la propia organización afectada, que tiende a hipotecar los análisis del presente con sus propios posicionamientos en polémicas del pasado y las posibilidades de avance del conjunto del partido en devenir con el ansia de reconocimiento. El sentimiento de que existe un divorcio entre clase y partido en devenir, característico de los periodos de contrarrevolución, se convierte así en divorcio entre teoría y realidad.

En el seno de nuestra propia corriente, la Izquierda Comunista española, fue este tipo de comportamiento sectario el que impidió, entre otras cosas, entender y realizar una crítica útil de las teorías de la decadencia de las izquierdas comunistas italiana y francesa. Un posicionamiento que contribuyó al mantener fraccionamiento de los comunistas en la segunda mitad del siglo XX y llevó a la izquierda comunista española a su práctica desaparición en los primeros años del nuevo siglo.

Términos relacionados

 
Sígueme en Feedly