Progreso

Definición

ProgresoProgreso es todo cuanto concurre en un plano histórico al desarrollo de las fuerzas productivas, cimentando la posibilidad material de la superación de la sociedad de clases por una sociedad de abundancia, sin clases y por tanto sin estado, transformando la «economía» en un metabolismo consciente y colectivo entre la Naturaleza y la especie humana.

Carácter histórico-material del progreso

Para el materialismo histórico el progreso no es un concepto moral, sino material. Afirmar el carácter progresivo del capitalismo ascendente no invisibilizó nunca que:

El capital viene al mundo chorreando sangre y lodo por todos los poros, desde los pies hasta la cabeza

Carlos Marx, El Capital, Capitulo XXIV, «La llamada acumulación originaria», 1857

Y de hecho a nadie se le oculta que la realización más progresista del capitalismo ascendente, la formación del mercado mundial, tomó desde sus inicios -la conquista americana- y ni hablemos de la llegada del capitalismo a Asia, la forma de conquista brutal y opresiva. Pero no por ello dejó de significar un progreso para la Humanidad.

Bien es verdad que al realizar una revolución social en el Indostán, Inglaterra actuaba bajo el impulso de los intereses más mezquinos, dando pruebas de verdadera estupidez en la forma de imponer esos intereses. Pero no se trata de eso. De lo que se trata es de saber si la Humanidad puede cumplir su misión sin una revolución a fondo en el estado social de Asia. Si no puede, entonces, y a pesar de todos sus crímenes, Inglaterra fue el instrumento inconsciente de la historia al realizar dicha revolución. En tal caso, por penoso que sea para nuestros sentimientos personales el espectáculo de un viejo mundo que se derrumba, desde el punto de vista de la historia tenemos pleno derecho a exclamar con Goethe:

¿Quién lamenta los estragos
Si los frutos son placeres?
¿No aplastó miles de seres
Tamerlán en su reinado?

Carlos Marx. La dominación británica de la India, 1853

Del mismo modo, fenómenos como la liberación nacional, que por lo general tuvieron un significado progresista en el capitalismo ascendente, tienen un sentido reaccionario en la decadencia del capitalismo, del mismo modo que la aparición y defensa de tierras comunales, que tuvo un sentido progresivo en largos periodos del régimen feudal, se convirtió en un freno al desarrollo de las fuerzas productivas en los albores del capitalismo.

¿Es «teleológico» el concepto de progreso?

Una crítica habitual a la idea de progreso desde la pequeña burguesía anarquizante ha sido la de que los materialistas «contaban la historia al revés», de «forma religiosa», presentándola como un ascenso permanente y necesario. Es cierto que si miramos a la historia de la humanidad, en conjunto se ha producido un prodigioso desarrollo de las fuerzas y capacidades productivas de la especie. Pero el fenómeno general no puede negar que no siempre la necesidad histórica se ha visto realizada. Las clases revolucionarias han fracasado más de una vez y las fases de decadencia de las sociedades en las que se desarrollaban solo han terminado en el colapso del conjunto social y el «hundimiento de las clases en pugna».

Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales, en una palabra: opresores y oprimidos se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, velada unas veces y otras franca y abierta; lucha que terminó siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases en pugna.

Carlos Marx y Federico Engels. Manifiesto del Partido Comunista, 1848

En nuestros días es imposible de hecho hablar de «verdadero» progreso en medio de un capitalismo en decadencia. Todas sus formas culturales e ideológicas supuran reacción por todos sus poros. La crisis perenne, la tensión continua hacia la guerra, dejan claro que solo lo que conduzca al desarrollo de la consciencia de clase del proletariado y a través de ella al socialismo es progresista. Pero bien sabemos que aunque la necesidad histórica lo exija, tal desarrollo de la consciencia puede producirse o no, dependiendo en buena parte de nuestra propia capacidad para desarrollar sus principal herramienta, el partido.

Términos relacionados

Artículos relacionados

 
Sígueme en Feedly