Precarización

Definición

precarizaciónTendencia global al desarrollo de la explotación en términos absolutos a través de una reorganización y reestructuración de la organización del trabajo que desvincula al trabajador de lugares y equipos de trabajo, servicios básicos, expectativas de contratación e ingresos estables.

Formas y elementos

  1. Temporalización. Reducción de la duración de los contratos laborales que rompe con la organización de la fuerza de trabajo en equipos y lugares estables.
  2. Parcialización. Reducción de la jornada individual, habitualmente por debajo del ingreso mínimo necesario
  3. Uberización. Fin del lazo contractual entre trabajadores y capital, vuelta al sistema de destajo en el que el patrón paga solo por unidad de trabajo o servicio realmente entregada. Ahora mediada por una aplicación informática que invisibiliza aun más el carácter colectivo del trabajo y la existencia misma del patrón que dice tan solo «unir oferta y demanda».
  4. Externalización. Fractura de la cadena de producción en distintos contratos con distintos intermediarios encargados de gestionar el trabajo en cada tarea con libertad para aumentar la explotación en términos absolutos en cada una de ellas.
  5. Descualificación. La bajada de salarios en términos absolutos no permite la reproducción de la fuerza de trabajo en el nivel de cualificación original del trabajador.
  6. Desprotección. Reducción y descualificación de las coberturas de seguridad social, pensiones, desempleo, salud y acceso a la educación gestionadas por el estado y las mútuas, parte no monetaria del salario percibido.

Consecuencias para la forma de vida de la clase

  • Los trabajadores no tienen ya «puesto de trabajo» ni «lugar de trabajo» definido, sino varios empleadores que les contratan para tareas concretas, periodos cortos o en cualquier caso de duración impredecible, por horas o a destajo. Desaparece en su experiencia la relación con un grupo de compañeros estable y con un espacio siempre igual (la fábrica, el taller, la oficina).
  • Las relaciones de explotación ya no son tampoco con una empresa, con un único patrón. Están mediadas por intermediarios que «te mandan» a distintos destinos de modo que hace evidente que los «precarios» son explotados por la burguesía y el capitalismo como un todo.
  • La reproducción de la fuerza de trabajo se torna precaria también. El acceso a servicios de salud, prestaciones en caso de siniestro, vivienda, etc. se erosionan hasta desaparecer en muchos casos.
  • Las consecuencias en el modo de relación entre trabajadores y la forma en la que se producen las conversaciones y reflexiones colectivas sobre la propia situación, cambian también. Ya no tienen una referencia de empresa o fábrica, ni tampoco, en un sentido demasiado estricto, geográfico. Y sin embargo se forman redes de apoyo, de solidaridad con tanta o más frecuencia que antes.

Términos relacionados

Artículos relacionados

 
Sígueme en Feedly