Centrismo

Definición

CentrismoPosición política impecable en su literalidad que se enuncia de manera conscientemente ambigua, permitiendo un deslizamiento en la práctica hacia posiciones que, sin requerir un nuevo enunciado, quedan sin embargo fuera de las fronteras de clase (internacionalismo, centralismo).

Origen y expresiones históricas del centrismo

El centrismo como corriente histórica aparece en el acendramiento de la IIª Internacional en el marco del agotamiento del capitalismo ascendente y los primeros signos estructurales de la decadencia del sistema. Es la aparición del imperialismo y con ella la transformación de las formas y posibilidades de la lucha de clases la que abre un amplio debate en el partido alemán y en general en la Internacional. Es el momento en el que se vislumbra ya con el caso polaco el fin del sentido progresivo de la liberación nacional, en que en Alemania empieza a hacerse evidente la fusión de los sindicatos en el estado y los primeros síntomas de las tendencias hacia el capitalismo de estado… y en paralelo, con la revolución de 1905 en Rusia, el momento en el que aparecen por primera vez la huelga de masas y el soviet.

El debate político-teórico que emerge entonces conocerá un ala izquierda que sentará las bases de la IIIª Internacional encabezada por Rosa Luxemburgo, Otto Ruhle, Anton Pannekoek, Lenin, Trotski, etc. y un ala derecha que evolucionará desde el oportunismo hacia el reformismo planteando la «revisión» del programa de clase para adaptarlo a un capitalismo que habría superado sus contracciones fundamentales (revisionismo). Entre ambas alas, Kautski, originalmente posicionado con la izquierda, establecerá un «centro» que pretenderá corregir los «excesos» de derecha e izquierda de la Internacional desde una lectura académica fiel a la letra de los textos del periodo anterior (Marx, Engels, la Liga de los Comunistas y la Iª Internacional). Cuando estalle la guerra imperialista primero y la revolución rusa después, se posicionará a favor de la carnicería y en contra del desarrollo de la revolución en Rusia más allá de la formación de un sistema parlamentario.

La IIIª Internacional heredará algunas debilidades centristas de la IIª, superadas ya por la izquierda alemana, a través del partido ruso (como liberación nacional) pero será el aislamiento de la revolución en Rusia el que alimente un centrismo característico entre las tendencias revolucionarias de internacionalismo más consecuente, que se convertirán en la Izquierda Comunista, y las tendencias que pondrán por delante de forma creciente las necesidades del capitalismo de estado en Rusia. La primera materialización de este nuevo centrismo será el frente único y casi en paralelo, la identificación del sector económico estatalizado como «sector socialista» de la economía. Estas posiciones, aceptadas y defendidas por Lenin y Trotski, serán al final las piedras sillares sobre las que la contrarrevolución stalinista construirá la teoría y la práctica del «socialismo en un solo país».

Enfrentado a las consecuencias finales, pero incapaz de acendrar el programa y la táctica de la IIIª Internacional más allá de la literalidad de sus tres primeros congresos, el trotskismo, corriente mayoritaria de la oposición al stalinismo, intentará construir una nueva Internacional desde todo este acúmulo de posiciones centristas. Tras errores que resultaron terribles para la propia oposición y en general para el movimiento revolucionario, a la muerte de Trotski el estallido de la segunda guerra imperialista mundial propiciará la ruptura entre los sectores aferrados al centrismo, que renegarán del internacionalismo en términos similares a los de la socialdemocracia en la gran guerra anterior, y la fracción internacionalista -aglutinada en torno a la sección española- que romperá con «la IVª» y se incorporará al grueso de la Izquierda Comunista.

Términos relacionados

Artículos relacionados

 
Sígueme en Feedly