Diario de Emancipación

¿Contra quién se arma España?

14 de diciembre, 2018 · Actualidad> Europa> España

Fragatas F-110 producidas por Navantia.

El gobierno encarga cinco fragatas, casi 350 blindados y varias modernizaciones de aviones de combate. En total 7300 millones de euros que representan el mayor esfuerzo armamentístico desde el final de la guerra fría. ¿Por qué? ¿Contra quién?

La ministra de Defensa, Margarita Robles, pasa revista junto con el jefe de Estado Mayor.

1

El gobierno ha argumentado los nuevos presupuestos de defensa a la keynesiana: asegurarían 7000 puestos de trabajo y traerían seguridad a los astilleros. Algo de verdad hay: el militarismo crea, como decía Rosa Luxemburg, «un magnífico campo de acumulación para el capital». Este esfuerzo presupuestario no deja de ser un ciclo de inversión pública de más de 12.000 millones que empuja hacia arriba la rentabilidad en tres sectores industriales clave, automoción, naval y aeroespacial, muy concentrados y ligados al corazón financiero del capital nacional. Pero si la crisis fuera el único «enemigo», el incremento de gasto no tendría que condensarse en el ejército.

El gobierno vende el espectacular incremento del gasto militar como una medida anticrisis. En parte es verdad, pero oculta con ello los problemas estratégicos del capital español

Soldados alemanes y franceses del «Eurocorp»

2

Hay además, por supuesto, un posicionamiento europeo. La batalla de Bruselas contra Italia ha demostrado ya de sobra que no es una cuestión «técnica»: rechazar el 2,04% de déficit italiano cuando se da por bueno el 3% en el que ha quedado el francés tras las concesiones a los «chalecos amarillos», deja claro que aunque debilitado, el eje franco-alemán sigue siendo quien dirige Bruselas. Y hoy, su apuesta central para construir un «bloque europeo» pasa por la afirmación de las capacidades militares europeas al margen de la OTAN, el famoso «ejército europeo». Está entrando el frío de la crisis y el capital español quiere ser importante para el proyecto imperialista franco-alemán.

La burguesía española quiere aumentar su valor para el imperialismo franco-alemán en el terreno que hoy es más importante para la construcción de un bloque anti-EEUU.

El agonizante «candidato» y presidente Bouteflika

3

Pero ni el militarismo es solo un peaje para participar de inversiones europeas ni la guerra es ya un lejano fantasma en España. Marruecos está en una espiral de crisis y contestación social. El rey, que prepara la sucesión de su hijo de dieciseis años, está retomando protagonismo azuzando el nacionalismo. Aprovechaba hace tan solo unos meses la conmemoración de la «Marcha Verde» para hacer una oferta de diálogo a una Argelia debilitada. En la diplomacia del Magreb estas ofertas «sinceras» suelen preceder a una ofensiva. Y es que el estado marroquí es bien consciente de la situación de crisis que vive Argelia con una economía tambaleante y un aparato político que se aferra a un presidente agonizante mientras se entrega a todo tipo de batallas cortesanas en una lucha descarada por monopolios, corrupciones y privilegios. Por debajo, un proletariado cada vez más airado, al que una epidemia de cólera perfectamente evitable ha dejado bien claro lo que puede esperar de una burguesía de estado en descomposición. Si sumamos los problemas internos de ambas potencias regionales y la tentación de ambos régimenes a la huida patriótica hacia delante… nos daremos cuenta de que se están creando las condiciones para una vuelta de la guerra al Sahara.

La crisis económica y de régimen en Marruecos y Argelia impulsa a sus burguesías de estado a crear las condiciones para una vuelta de la guerra en el Sahara

Soldados franceses en Mali.

4

Y si todo esto fuera poco, el Sahel, al que los militares españoles llaman su «flanco Sur profundo» es ya un pantano europeo. La coalición de ejércitos locales organizada por Francia para sostener una guerra interminable ni avanza ni se mantiene unida. Después de mil desastres políticos y militares Francia ha recurrido a Alemania para sostener a base de inyecciones financieras una campaña cada vez menos prometedora.

John Bolton anuncia la nueva -y agresiva- política africana de EEUU.

Y a todo esto EEUU anuncia una nueva política en Africa para contrarrestar la influencia creciente de China y Rusia. Es cierto que el foco principal va a estar en China, pero no puede caber duda de que en el Magreb, el Sahel y la Macaronesia la entrada beligerante de EEUU supone un jaque a las posiciones europeas, especialmente a las francesas, pero también a su socio pobre en la zona, España, que va a sufrir directamente en su territorio africano -Canarias, Ceuta y Melilla- cualquier desarrollo de la inestabilidad regional bajo la forma de presión migratoria, crisis humanitaria, tensiones militares y -lo que más duele al capital español- inversiones masivas perdidas.

EEUU acaba de anunciar una nueva «política para Africa» centrada en enfrentar la influencia de China. La inestabilidad que inevitablemente creará en el Magreb, el Sahel y la Macaronesia tendrá repercusiones graves en España
Sígueme en Feedly
× Whatsapp