Diario de Emancipación

Bombarderos rusos en Venezuela

12 de diciembre, 2018 · Actualidad> Américas> Venezuela

Uno de los Tupolev enviados por Rusia en noviembre.

Primero fue una nueva generación de barcos de guerra iraníes, ahora Rusia arma a Venezuela con caza-bombarderos Tupolev capaces de llevar armas atómicas. EEUU responde con una nueva oleada de sanciones a lo que queda del «ALBA». Colombia denuncia una provocación y la prensa brasileña ve el cuadro como una nueva carrera de armamentos regional. Soplan las primeras brisas de un viento de guerra alentado desde EEUU, Rusia, Irán… y China.

La llegada de caza-bombarderos rusos a Venezuela con capacidad nuclear levanta vientos de guerra en el Caribe y Sudamérica

Soldados colombianos desplegados en la frontera con Venezuela.

1

A estas alturas el colapso del capitalismo de estado venezolano y su aparato político ha expulsado ya a 3 millones de refugiados. Una carga evidente para Colombia y Brasil. Y si Duque ha ido endureciendo su posición frente a Maduro entre acusaciones de éste último de estar preparando políticamente una invasión, el ascenso y posterior triunfo de Bolsonaro en Brasil levantaron las alarmas hasta el punto de obligar al entonces todavía candidato a negar que una guerra estuviera en su agenda inmediata. Es cierto. Desde la perspectiva brasileña no es todavía tiempo de guerra sino de instrumentar una carrera armamentística que le permita articular una hegemonía regional con los ojos más puestos en Bolivia y Argentina que en Venezuela.

Putin y Maduro

2

Otra cosa es que las tensiones imperialistas globales acaben generando desequilibrios de poder regionales que precipiten roces militares antes de lo pensado. Cuando el capitalismo venezolano entró en colapso definitivo, Maduro sostuvo su régimen agarrándose al clavo ardiente de la privatización de los recursos mineros y petroleros, que fueron parcialmente entregados a China y Rusia. Solo ahora, al hacerse público el gigantesco volumen de sobornos, ha empezado a ser evidente la profundidad de la apuesta china. La reciente visita de Maduro al Kremlin y la firma de una nueva oleada de acuerdos que sumaban 6000 millones de dólares dieron una primera medida de la aceleración de la penetración rusa, remachada en la cumbre de la OPEP. Rusia puso entonces en juego todo su poder diplomático para exonerar de los recortes de producción a Venezuela dando oxígeno a unas cuentas nacionales en ruina.

Rusia y China han sido los grandes beneficiarios del colapso del capitalismo de estado venezolano, los salvadores del régimen de Maduro y sus valedores en la OPEP

El envío ruso incluye dos bombarderos Tupolev 160 bombers, un transporte pesado Antonov 124 y un Il-62

3

La administración Trump ha considerado, y desechado la invasión de Venezuela… aunque también dejó claro que no la descarta por principio. La doctrina de seguridad nacional de la administración Trump supedita la presión militar a los objetivos de guerra comercial y con EEUU convertido en exportador neto de petróleo por primera vez en 75 años, el régimen de Maduro no era ni mucho menos, una prioridad dentro del cuadro general de tensiones imperialistas en ascenso. El desinterés llegó al punto de que cuando los militares rebeldes buscaron su patronazgo para un golpe de estado, encontraron un rechazo vehemente. Lo que indica que el Pentágono y la CIA nunca imaginaron que Rusia o China fueran a trasladar armamento capaz de ser utilizado contra EEUU a Venezuela. De ahí la «histeria» de la respuesta americana.

EEUU ha pasado de dar una violenta batalla diplomática y comercial contra China en Centroamérica a cuenta del aislamiento de Taiwan, a descubrir las inmediatas repercusiones militares del nuevo tejido de alianzas en América, con Putin jugando a amagar su propia «crisis de los misiles» desde Venezuela.

EEUU ha pasado de dar una violenta batalla diplomática y comercial contra China en Centroamérica a descubrir a Putin amagando su propia «crisis de los misiles» desde Venezuela.

Tropas argentinas desplegándose en la frontera con Brasil de acuerdo con el nuevo plan estratégico para las FFAA.

4

El enconamiento de las rivalidades imperialistas entre EEUU y China-Rusia empieza a ser un factor cada vez más presente en una región en la que prácticamente cada estado está rehaciendo su tejido de alianzas, en la que despunta una carrera de armamentos y a la que el colapso venezolano ha agregado el elemento desestabilizador de tres millones de refugiados. América del Sur, que permaneció al margen de las dos guerras mundiales, está convirtiéndose en uno de esos puntos de fricción en los que los imperialismos locales y las grandes potencias se cruzan con intereses contradictorios y cambiantes. De continente al margen, a polvorín.

América del Sur está convirtiéndose en un punto de fricción en el que los imperialismos locales y las grandes potencias se cruzan con intereses contradictorios y cambiantes. De continente al margen, a polvorín.

Suscríbete a nuestra lista de correo

Sígueme en Feedly