Diario de Emancipación | English

AMLO y las «reparaciones»

27 de marzo, 2019 · Actualidad> Norteamérica> México

Primer encuentro de Malinalli con Hernán Cortés. Códice de Diego Durán. Siglo XVI. Biblioteca Nacional, Madrid.

AMLO, en un sinsentido histórico, pide al rey que el estado español actual pida disculpas por las atrocidades de las guerra de conquista del Renacimiento. Al hacerse pública en España la misiva, empieza una orgía de sandeces nacionalistas.

AMLO con retratos de Madero y Lázaro Cárdenas tras de sí.

1

La «Conquista de México», es anterior en casi trescientos años a la aparición de naciones en España y México. En cualquier caso, tuvo un sentido progresivo para la Humanidad: preparaba el camino al mercado mundial, la extensión mundial del capitalismo y con ella la aparición de una clase universal, el único sujeto histórico capaz de llevar a nuestra especie hacia el «verdadero comienzo de la historia humana». Eso sí, ni el estado mexicano ni el español son otra cosa que los mayores enemigos de ese futuro en sus respectivos territorios.

Lee también

Asamblea de huelga de maquiladoras en Matamoros, Tamaulipas, México.

2

La cuestión es a cuenta de qué ambos estados emprenden ahora una guerra de conquista… sobre el pasado que les antecedió. En el fondo, AMLO no hace otra cosa que azuzar el nacionalismo contra un enemigo irrelevante… igual que sus congéneres españoles, para reforzar el control de la clase dominante mexicana sobre los trabajadores. Al final todo el poder de unas clases dominantes que ya acabaron su ciclo histórico, se construye sobre la debilidad de la clase trabajadora para imaginarse de forma independiente, como un sujeto político capaz de marchar por sí solo. La táctica nacionalista utiliza políticamente esa debilidad propia de toda clase explotada: la dificultad para imaginarse sin explotador. Es la vieja táctica de la mafia mayor que te protege de la menor. AMLO busca un enemigo remoto en el pasado para poder ofrecernos protección contra él, los nacionalistas españoles -que también viven del robo permanente de nuestro trabajo- nos ofrencen protección contra ese tremendo «ladrón del pasado»… y las izquierdas populistas, tan sensibles, nos ofrecen una «mediación» comprensiva con vistas a una «reparación» que reparta subvenciones entre historiadores amigos exactamente igual que los ganchos de cualquier banda de malandros de barrio.

La lucha real no es a estas alturas la de Cortés y Moctezuma, sino la de clases, y como hemos visto en Matamoros y en Tlahuelilpan, su frente no solo no conoce de naciones y nacionalidades sino que si nos identificamos con una bandera nacional, sea la que sea, estamos perdidos.

Resumen en tuits

La «Conquista» es 300 años anterior a la nación mexicana y la española. Sangrienta, su sentido histórico es progresivo, un momento clave en la preparación de las condiciones para la aparición la clase universal
La cuestión es a cuenta de qué ambos estados emprenden ahora una guerra de conquista... sobre el pasado que les antecedió.
AMLO busca un enemigo remoto en el pasado para poder ofrecernos protección contra él, los nacionalistas españoles -que también viven del robo permanente de nuestro trabajo- nos ofrencen protección contra ese tremendo «ladrón del pasado»
La lucha hoy es la de Matamoros, no la de Cortés y Moctezuma. Es lucha de clases en la que, si nos identificamos con una bandera nacional, sea la que sea, estamos perdidos.