Ejército europeo, guerra global

Las decisiones «racionales», «sensatas» y «responsables» de los gobiernos, impulsados por la competencia entre imperialismos rivales, grandes y pequeños, van sentando las bases para una generalización de la guerra que más temprano que tarde tocará las puertas de Europa, el Mercosur y las regiones que desde hace décadas presumían de haber quedado al margen de la máxima expresión de la barbarie.

Sigue leyendo
 

¿Por qué la IIª Guerra Mundial no fue parada o seguida por una segunda Revolución Mundial?

La «gran pregunta» es por qué la segunda guerra imperialista mundial no se transformó como la primera en una oleada revolucionaria mundial a pesar de las insurrecciones en Grecia e Italia y la resistencia obrera en Gran Bretaña o Francia. Para responderla presentamos tres textos fundamentales para conocer la lucha de la izquierda de la IVª Internacional, encabezada por Natalia Sedova-Trotski, Benjamin Péret y G. Munis contra su degeneración.

Sigue leyendo
 

Chile: ¿Guerra del Arauco o lucha de clases?

El primer problema serio para Piñera no ha saltado en la reforma previsional, la «flexibilización» del trabajo ni el presupuesto, sino en la Araucanía. Pero cuidado, los supuestos «derechos de los pueblos originarios» no son sino el «derecho» de la pequeña burguesía «originaria» a ganar poder en el estado y participar de la explotación de los trabajadores araucanos. El interés de los trabajadores madereros, mapuches o no, es el mismo que el del resto de trabajadores. No solo hay que exigir la desmilitarización en Araucanía, sino movilizarse contra la precarización en todo el país.

Sigue leyendo
 

Argentina: miseria para hoy, militarismo para mañana

Sobrevivir a las vacaciones de verano. Ese es todo el proyecto de la clase dirigente: capear las andanadas directas e indirectas de la guerra comercial sin más esperanza que la suerte o el milagro. Solo eso debería dejarnos claro ya que no hay solución que pase por el capital nacional. El capital argentino no es una fuerza juvenil forcejeando con el FMI para liberarse, sino un monstruo senil que se arrastra y serpentea sin otro rumbo que la desesperación ni otro legado que la miseria.

Sigue leyendo
 
Sígueme en Feedly