Etiqueta: estado

El triunfo del nacionalismo en Córcega

Lo que está descubriendo el estado francés en el pequeño laboratorio corso es lo que España sufre en prácticamente todos sus territorios: la dificultad de encajar desde el capitalismo de estado a la pequeña burguesía tras diez años de crisis cuando no puede ofrecerle ya «desarrollo regional» y nuevas rentas. No estamos viviendo una nueva «primavera de los pueblos» como en 1848, estamos frente a los primeros síntomas de descomposición del estado por la fuerza centrífuga de las pequeñas burguesías locales.

Sigue leyendo
 

¿Qué fue la Transición y qué significó la Constitución del 78?

Lo que ahora la burguesía llama fatuamente «la mejor época de la Historia de España» no fue sino el periodo en el que se desarrollaron todas las contradicciones que están precipitando en la actual crisis. La Constitución del 78 ha sido el instrumento bajo el que la clase dirigente española se felicita de haber mantenido la amenaza de los trabajadores dentro del sistema y conseguido tardiamente la consolidación nacional de sus filas y su inclusión en los procesos globales de concentración del capital.

Sigue leyendo
 

¿Por qué el autoritarismo estatal crece de forma irrefrenable?

La tendencia al autoritarismo y el totalitarismo del estado es innegable y tiene causas materiales sólidas: la descomposición del capitalismo y con él del estado y las clases que lo usufructúan y dirigen. Pero el autoritarismo, como en su día el fascismo, es solo una «solución» posible para la burguesía. El anti-autoritarismo o el antifascismo son la otra. Su éxito, nuestra derrota, sería que aceptáramos luchar por cualquiera de ellas en lugar de hacerlo por nuestras necesidades como trabajadores, de forma independiente y con objetivos propios.

Sigue leyendo
 

Tras el 155 el fin del sistema político del 78

Ha llegado el momento en el que la burguesía española necesita remozar la estructura del estado para dar un encaje a las pequeñas burguesías locales sin que pongan en cuestión su unidad. No va a resultarle fácil y es muy posible que oigamos crujir el andamiaje de su propia cohesión interna. Pero si caemos bajo las banderas de la «reforma democrática» o de las «identidades», sean cuales sean, estaremos perdidos.

Sigue leyendo